LA ALCALDESA LLEVA YA ESCOLTA

Tercer sabotaje consecutivo al coche de un teniente de alcalde socialista de Jerez

El concejal afectado, José Antonio Díaz Hernández, sospecha de vandalismo sindical

Lunas rotas, ruedas pinchadas y ácido en la carrocería
Lunas rotas, ruedas pinchadas y ácido en la carrocería - ABC
JOSÉ PADILLA BLANCO Jerez De La Frontera - Actualizado: Guardado en: Andalucía , Cádiz

Unos individuos desconocidos sabotearon ayer por tercera vez consecutiva el modesto coche del teniente de alcalde de Movilidad de Jerez de la Frontera, José Antonio Díaz Hernández (PSOE). Hicieron añicos tres lunas del automóvil, estacionado en la vía pública. El afectado encuadró el nuevo ataque, ocurrido después de sufrir otros muy recientes, en el conflicto sindical que mantiene desde hace aproximadamente un año el Ayuntamiento con tres sindicatos por la intención de desarrollar un severo ajuste económico, que no contempla nuevos despidos de personal laboral.

«Mi familia comienza a estar preocupada ante esta sensación de impunidad», dijo. Los actos de vandalismo, como estos daños o pintadas con amenazas en los domicilios de varios miembros de la Corporación socialista, se repiten en Jerez desde hace meses sin que se haya identificado o detenido a ningún implicado. La Policía realiza investigaciones para esclarecerlos.

La semana pasada este mismo vehículo fue objeto de actos vandálicos al aparecer con las ruedas rajadas. Igualmente, hace unas semanas, fue rociado con un líquido ácido así como el de la alcaldesa, Mamen Sánchez, cuya hija, de tres años, chapoteó sobre el tóxico sin ser alcanzada. El sabotaje de antenoche ha sido denunciado también en la comisaría.

«Tenemos que prevenir cualquier tipo de agresión física», señalaron fuentes de la comisaría

Ante el «terrorismo» sindical (como lo califican los socialistas) la alcaldesa cuenta con escolta personal propia en cualquier acto público. Agentes de paisano de la Policía Local la protegen. Y, curiosamente, uno de los sindicatos más beligerantes es el que representa a un gran número de policías. Además, la comisaría está desplegando sus unidades antidisturbios (UPR) en cada comparecencia de Sánchez. La primera edil había señalado en una entrevista a este diario (4 de septiembre) que no quería tener escolta, y de hecho no la tenía en esas fechas, pero «la situación es muy tensa. Tenemos que prevenir cualquier tipo de agresión física», señalaron fuentes de la comisaría.

Los sindicatos discrepantes están reventando la mayoría de los actos públicos importantes del Gobierno municipal -lanzaron huevos incluso durante la inauguración de dos estatuas-y también los Plenos con «conciertos» de bocinas y pitos. Los socialistas han denunciado públicamente que la Subdelegación del Gobierno esté autorizando las concentraciones y manifestaciones de los sindicatos beligerantes, que a veces son respaldadas por los extrabajadores municipales que fueron despedidos por un ERE en 2012.

Díaz agregó que, pese a esta ola de violencia callejera, que el Gobierno local no dará ni un paso atrás ante las intimidaciones y coacciones de unos «pocos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios