La comparsa «El perro andalú» de Martínez Ares
La comparsa «El perro andalú» de Martínez Ares - LA VOZ

Guía para no perderte ni un detalle de la final del concurso del Carnaval de Cádiz 2018

Las agrupaciones que actúan, sus puntos fuertes y qué esperar para una noche larguísima que se prevé que acabe ya entrado el sábado

CÁDIZActualizado:

El pase a la gran final del Carnaval de Cádiz en el teatro Falla ha sido de los más conservadores que se recuerdan. Plano. Sin cajonazos ni pelotazos, el jurado se abona a los nombres más conocidos, los que más aficionados arrastran y dejan una noche de final con 16 agrupaciones, cuatro por modalidad, que auguran una larguísima velada este viernes en Cádiz.

Pero ojo, que el veredicto haya sido esperable no resta ni calidad ni emoción a la gran final del COAC de este año. Al contrario, el alto nivel de las agrupaciones dejan una final muy abierta a las sorpresas.

Han sido estas unas semifinales sin descanso. Literalmente, no ha habido corte en las actuaciones y aún así las sesiones se han alargado más allá de las dos de la mañana. Esto ha provocado espantadas para cenar después de las agrupaciones más conocidas, lo que perjudica a los que vienen después.

Ejemplo de ello fue que el coro «El diablo se viste de coro» cantó en la última semifinal con medio público comiendo un bocadillo en el ambigú. También han sido muy frías. Y no es una metáfora. El público se cubría con abrigos, chaquetones y hasta mantas se han llegado a ver. Sin calefacción, quienes fueron a ver las semifinales tuvieron que tirar de afición para aguantar la temperatura en el Falla. El calor de las agrupaciones suplió en parte el del teatro.

Con frío y sin descanso llega este viernes la gran final a las 20.30 horas. La abre el coro de Julio Pardo, «Don Taratachín». Correctísimos como siempre y con aspiraciones a todo. Luego el cuarteto del Gago con «Lo mismo nos vemos en Elcano que en clases de piano».

Irregular agrupación pero simpáticos, ha tenido buena acogida en todos los pases y golpes memorables como el del componente árabe al que no le dejan ir en furgoneta a recoger a los niños al colegio. Después la comparsa de Subiela «Los prisioneros» dará paso a la chirigota de Vera Luque «No tenemos el congo pa´farolillos», que cierra el primer bloque. Ambas tienen letras y voces para optar al primer premio.

El segundo bloque arranca con otro coro (es la norma para esta final). Será el de Pastrana, «Los chimenea» (teóricos favoritos, aunque no hay nada cerrado y el nivel es altísimo), que dejará paso al cuarteto «Los de la Gran Puñeta», luego la chirigota de José Luis García Cossío, «El Selu», «Grupo de guasa».

Llegan los del Selu con tipo renovado y grandes pasodobles. Sus letras, menos de golpes y más de ironía fina; más de sonrisa que de carcajada, aunque alguna arrancan. Acaba esta parte con Juan Carlos Aragón y «Los mafiosos». Equilibrados en cuanto a la calidad de pasodobles y cuplés y afinados en las voces.

Ingenio gaditano

En el tercer bloque arranca el coro de los estudiantes «Rockola», el cuarteto de Morera «El equipo a minúscula». Este cuarteto es el «favoritísimo» para ganar en su categoría. La calidad de las letras, de la idea y de la puesta en escena es altísima. Ingenioso y de Cádiz-Cádiz.

Le seguirá Tino Tovar con «Tic-tac» en el año en que dice adiós. Tiene calidad más que sobrada para ganar y puede ayudarle que el jurado quiera premiar con un uno su despedida del Falla. El Canijo de Carmona con «¡Qué caló!» (que por fin olvida el foam y refresca sus letras) cierra esta parte, que se prevé ya de madrugada.

No se sabe ni a que hora llegará la última parte de la gran final la abre el coro de Luis Rivero «Vive, sueña, canta». A media hora por agrupación, podrían estar cantando a las 6 de la mañana. Le sigue el cuarteto «El trío» y luego la chirigota del Cascana «Cai de mi arma (7,20)». Firmaron los sevillano-gaditanos un pase de semifinales antológico y un muy recordado pasodoble a la mujer de un componente del grupo en cuartos. Se espera que en la final tengan también letras fresquitas para sorprender.

El cierre, por segundo año consecutivo, para Antonio Martínez Ares con «El perro andalú». Siempre favorita, con un costoso forillo y un tipo elaboradísimo, como sus letras. Su calidad vocal y lírica es indudable pero, ¿le valdrá para ganar en esta larguísima noche de final en Cádiz? El alto nivel de las demás agrupaciones se lo pondrá difícil.