EDUCACIÓN

El colegio de Puerto Real retrasa el inicio del curso por el amianto

Los padres de alumnos celebran una concentración a las puertas del CEIP Reggio

Concentración de padres de alumnos del colegio de Puerto Real
Concentración de padres de alumnos del colegio de Puerto Real - EFE

La mayoría los alumnos del CEIP Reggio de Puerto Real (Cádiz) ha retrasado unos días el inicio del curso escolar, a la espera de que se encapsulen los techos con posible presencia de amianto que tiene el centro y que pueden suponer un riesgo para la salud de los estudiantes.

Los padres, que llevan meses de movilizaciones para que se erradique este riesgo de contaminación por amianto, han celebrado este lunes una nueva concentración a las puertas del colegio.

Sólo un pequeño porcentaje de alumnos ha asistido hoy al inicio del curso, según ha explicado la presidenta de la Asociación de Padres y Madres de Alumnos, María del Mar Falcón.

La concentración de padres se ha celebrado en un ambiente de «esperanza» porque el conflicto parece que va por camino de ser resuelto con un «acuerdo intermedio».

Así el Ayuntamiento de Puerto Real ha adjudicado a una empresa los trabajos de reparación y encapsulado de tres techos de fibrocemento del colegio Reggio, por un coste de 12.243 euros que asumirá el Consistorio.

El alcalde, Antonio Romero, ha confirmado que el inicio de estos trabajos, que afectan a un aula, el salón de actos y la casa del conserje, no excederán de cinco días y se emprenderán el próximo miércoles. «Las clases, por tanto, serán suspendidas hasta la semana que viene», ha indicado el alcalde en el comunicado de prensa.

Se trata de una medida preventiva en tanto que la Junta de Andalucía, titular del colegio, procede a la retirada y sustitución de estas cubiertas durante las vacaciones estivales de 2017, tal y como se ha comprometido con las partes implicadas, según recuerda el consistorio.

El alcalde ha permanecido en contacto con el delegado territorial de Educación, Juan Luis Belizón, para mantenerle informado de todos los pasos que se han ido dando, incluida la solicitud oficial de suspensión de clases.

El Ayuntamiento espera que el alumnado y los trabajadores del Reggio podrán terminar con «un periodo de intranquilidad y angustia que nunca debió producirse».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios