El historiador gaditano, Daniel Ríos
El historiador gaditano, Daniel Ríos
Historia

El verdadero inicio del esplendor del Puerto de Cádiz

El joven gaditano Daniel Ríos logra el XVIII premio de Medievalismo con un estudio que descubre la relevancia del muelle gaditano en el siglo XIV

Actualizado:

El Puerto de Cádiz ha sido históricamente reconocido por su importante papel en la época fenicia o en la romana o bien en el siglo XVIII cuando era incuestionable centro del comercio. Sin embargo ahora un nuevo estudio ha relevado el verdadero origen del esplendor del muelle de Cádiz.

Un joven gaditano, Daniel Ríos, es el responsable de este descubrimiento que sirve para situar a la ciudad entre las escalas imprescindibles de las rutas comerciales de la baja Edad Media que unían las repúblicas italianas con el norte de Europa (Flandes e Inglaterra), incluso más allá de lo que se considera, por delante de Sevilla.

Ríos ha trabajado intensamente en los útlimos meses para llevar a cabo su investigación. El inicio de su trabajo se debe sobre todo a que la Edad Media es una época que le apasiona. «Me encanta la historia medieval quizá por el desconocimiento y más en concreto en la ciudad de Cádiz que es bastante profundo. Es curioso porque el estudio es del siglo XIV que parece que no tiene interés pero con este caso he querido demostrar que las lagunas de la documentación castellana y de Cádiz pueden ser cubiertas con la documentación genovesa», explica el historiador.

Precisamente la falta de documentos sobre Cádiz en esos siglos es en parte lo que ha dificultado la investigación. El asalto anglo-holandés de 1596 acabó con todos los escritos que existían sobre la ciudad. Por ese motivo Ríos ha tenido que recurrir a la documentación genovesa, buscando además expresamente las menciones a Cádiz. «La información está de forma desigual y dispersa a lo que hay que añadir una intensa búsqueda de referencias bibliográficas en las que el puerto de Cádiz no fue el principal campo de estudio. Con este trabajo he podido poner de relieve que Cádiz fue el puerto más importante del sur de la Península Ibérica y que jugó un papel clave en los intercmabios comerciales entre Génova con Flandes e Inglaterra».

Hasta ahora los historiadores que han estudiado el periodo medieval se han encontrado con numerosas dificultades por la ausencia de escritos al respecto pero ahora se busca una nueva metodología que supone acudir a la fuente de los archivos extranjeros. En este caso son fuentes documentales genovesas, sobre todo, actas notariales del siglo XIV que demuestran el protagonismo que desempeñó el puerto gaditano.

Daniel Ríos reconoce que han sido muchos los datos que le han llamado la atención. «A pesar de que el siglo XIV haya sido considerado una época de crisis debido a las epidemias, a la guerra del Estrecho o la de los Cien Años, la actividad comercial nunca fue colapsada. Siempre hubo tráfico comercial entre las potencias económicas europeas y a lo largo de este siglo y con más intensidad una vez que se controla el Estrecho por parte de los cristianos las embarcaciones genovesas van a utilizar el puerto de Cádiz como base logística antes de dirigirse hacia el norte de Europa. Porque está confirmado que todas las naves que salen de Génova hacen la escala en Cádiz», comenta.

Los motivos de parar en Cádiz

Otra circunstancia que evidencia la trascendencia del puerto gaditano es que contaba con instalaciones portuarias considerables desde los años 40 del siglo XIV. «Consta que tenía una atarazana (lugar donde se reparan y construyen los barcos) como se ha podido manifestar en este caso en la documentacion mallorquina. Y esto no se construye en cualquier lado. Era un puerto importante sin duda y se hacía escala principalmente para hacer parada técnica ya que solían tardar diez días pero también porque en Cádiz los genoveses pueden comercializar con productos que traen de oriente: alumbre, especias, algodón y tinte y además esta parada les permite embarcar otros productos típicos de aqui como atunes y sal», expone el historiador gaditano. Otra de las claves de que Cádiz sea parada para todos los barcos procedentes de Génova es que muchos marinos genoveses de la época no saben navegar el Atlántico. «Lo que hacen es que embarcan a marinos vascos, que estaban en Cádiz por tema comercial principalmente, y son ellos los llevan las naves hacia el norte, sobre todo las cocas y también en ocasiones las carrracas», explica Ríos. Esta vinculación entre Génova y Cádiz es tan fluida que en el siglo XV entre el 30 y 40% de la poblacion gaditana es genovesa. Todo lo que se ha encontrado no hace sino descubrir el potencial del puerto gaditano en el siglo XIV. Como expone Daniel Ríos, ya en en 1397 por ejemplo la flota portuguesa ataca el puerto de Cádiz porque es un punto clave y también en un primer viaje de ruta atlántica en 1277 Génova a Flandes realizado por Nicolozzo Dugus Spinola Estudio está constatado que para en Cádiz. «Vamos a intentar darle a Cádiz otra importancia que no le han dado otros que han estudiado la historia medieval que decían que solo se dedicaba a la pesca. La documentación muestra todo lo contrario y esto es lo que prermite la explosión del XVIII no sólo con el traslado de la Casa de Contratación. Los mercaderes ya estaban aquí y ya habían visto la importancia de Cádiz», concluye.

Una investigación muy compleja

El reconocimiento conseguido por Daniel Ríos tiene aún más mérito debido a su juventud ya que suelen ser investigadores más veteranos los que consiguen estas distinciones. A sus veinticuatro años es graduado en Historia por la UCA y tiene un Máster en Formación del Profesorado. Es miembro de ADIP y también forma parte de Candilejas Teatro. Actualmente cursa un Máster en Patrimonio, arqueología e historia marítima. Su trabajo se publicará en la revista Medievalismo aunque Ríos ya ha recibido numerosas felicitaciones de la comunidad académica. La redacción del artículo de 23 folios la realizó en diciembre tras meses de investigación. Durante este periodo lo más complejo ha sido la documentación genovesa que se encuentra escrita en latín medieval. Esta metodología cuenta con un punto de partida que son las investigaciones de Raúl González Arévalo, profesor titular de la Universidad de Granada quien ha abordado los puertos atlánticos andaluces desde la documentación Florentina.