Juanma Díaz, nuevo capataz de Expiración
Juanma Díaz, nuevo capataz de Expiración
COFRADÍAS

«Seguiré la línea marcada por Paco en una cuadrilla muy unida»

Juanma Díaz, nuevo capataz del Cristo de la Expiración, asume el cargo con responsabilidad y con el emotivo recuerdo de Francisco Vázquez

CÁDIZActualizado:

Juan Manuel Díaz González es desde hace unos días el nuevo capataz del Cristo de Expiración. Toma el martillo de la cuadrilla castrense en unas circunstancias muy especiales debido al triste fallecimiento de su predecesor Francisco Vázquez. Juanma siempre estuvo junto a Paco en Expiración. Primero debajo del paso y ya en los últimos años le ayudaba a dirigir las maniobras.

Díaz reflexiona sobre su nueva responsabilidad. «Simplemente es una cosa que no se ha buscado. Ha sido de forma consensuada por la cuadrilla entera y es un sentimiento raro la verdad. Lo que ha pasado no nos lo íbamos a imaginar ninguno pero lo queremos llevar con mucha ilusión salir para adelante por el Cristo y por supuesto por la memoria de Paco». Como no podría ser de otra forma, el Viernes Santo de 2018 el recuerdo de Paco Vázquez estará muy presente en toda la hermandad castrense. «Hay dos cosas principales. Una es que la cuadrilla está muy arraigada a esta cofradía y la otra es que Paco era la cabeza visible llevábamos mucho tiempo juntos y lo que había era una amistad», explica Juanma. El capataz reconoce que va a ser un momento complicado mentalmente aunque todos pondrá de su parte para hacerlo lo mejor posible el Viernes Santo desde que se inicie la salida procesional desde Santa María. «Más que compañero Paco era un amigo. Le conocía desde hace treinta años. La cuadrilla está tocada porque no solo ha sido Paco, también otros compañeros. No sé cómo explicártelo. Ilusión tenemos todos, pero el sentimiento está ahí sabiendo que nos falta un amigo de hace treinta años. La salida del Viernes Santo estará dedicada sin duda a Paco y los compañeros que nos han dejado».

Francisco Vázquez
Francisco Vázquez - J. Caravaca

Juanma Díaz trabajará junto a la cuadrilla como se ha hecho hasta ahora ya que al ser un grupo tan compacto cada uno sabe lo que tiene que hacer. «Nosotros vamos a seguir como siempre. La cuadrilla la tenemos formada. El cuadrante es el mismo que tenía Paco. Si hay que hacer cambio se hará pero la base de la cuadrilla está muy hecha. Sabemos que hay que hacerlo muy bien, como siempre. Y también seguiremos con nuestros proyectos de todo el año como la bolsa de caridad que tenemos».

En cuanto al nuevo recorrido, Díaz comenta que «lo más complicado es Valverde y Beato Diego porque son pasos muy grandes y muy difíciles tanto el Cristo como la Virgen. Son calles nuevas y uno va con más miedo porque no sabes lo que puedes encontrarte aunque volveremos a ver esas calles y revisarlas como hacen todos los capataces».

Precisamente sobre la Carrera Oficial el capataz asegura que «la veo algo liosa y complicada. Personalmente debería empezar en la calle Pelota y se quitaban de lo anterior, pero soy respetuoso con la decisión y todo es cuestión de verlo, aunque sí que por San Juan de Dios va a haber muchas procesiones cruzándose».

Extensa trayectoria

El nuevo capataz es un veterano dentro del mundo de la carga y de la cuadrilla del Santísimo Cristo de la Expiración. La primera vez que cargó fue en la hermandad castrense en 1988 con Antonio Priu. También ha salido en dos etapas distintas en Borriquita. En 2006 fue capataz del Prendimiento. Actualmente, además de ser capataz de Expiración va con Manuel de la Jara en la Virgen del Buen Fin y sale como manigueta del Perdón en la Madrugada. Además, forma parte del equipo de Juan Pidre Alonso que dirige a la Patrona. «Expiración fue la primera que cargué y la última que toque el día que me quiera retirar».

Sobre las diferencias entre cargar y dirigir, Díaz afirma que «delante del paso hay mucha más responsabilidad porque debajo del paso es cargar y estar concentrado. Pero cuando vas fuera tienes que pensar en muchas cosas: en cómo va la gente, en las calles. No tiene nada que ver una cosa con otra. Aparte, como capataz, hay un trabajo de todo el año porque estás al frente de un grupo humano de 70 ú 80 personas. En Expiración además somos una cuadrilla de hermanos que llevamos gente joven, la vamos formando y enseñando para darles formación. Queremos que el que se acerque se quede». En cuanto al nivel de dificultad señala que «los pasos en las calles son complicados todos porque son personas las que van debajo y todo se puede complicar. Pero el más complejo es el Cristo del Perdón por su tamaño, por sus cruces... por todas las calles entra a lo justo. Expiración también es una cruz muy ancha que da mucho que hacer en la calle. Y Buen Fin tiene pues todos los problemas de un palio».

Su veteranía en la carga le sirve para contar con muy buenos amigos que le han apoyado desde el primer momento en que fue elegido responsable del paso de Expiración. «Todos los capataces que conozco me han mostrado su apoyo. La verdad es que todo son facilidades porque llevo muchos años con todos ellos y es muy bonito contar con ese apoyo al igual que con el de la cuadrilla que el 100% me ha dicho que para adelante», comenta Juanma.

El próximo Viernes Santo intentará plasmar todo lo que ha aprendido de sus compañeros y especialmente de Paco Vázquez. «He tenido muy buenos capataces y de todos se roba y aprende algo. Paco era una persona de carácter, era un buen líder. Cuando estaba debajo del paso era todo disciplina y ayudar y una vez que salió, exactamente igual. Hablaba con nosotros y ha conseguido esa unión que hay en la cuadrilla que es gracias a Paco y a la figura del Cristo».