José Manuel Verdulla (3º derecha) visitó las talleres recientemente
José Manuel Verdulla (3º derecha) visitó las talleres recientemente - Nazareno de Sta. Maria
COFRADÍAS

«El paso está hecho en Sevilla pero no puede ser más gaditano»

José Manuel Verdulla, hermano mayor del Nazareno de Santa María, responde a las críticas: «no tiene que ser ningún secreto; es algo para Él»

CÁDIZActualizado:

El nuevo paso del Nazareno de Santa María comienza a ser una realidad. Ya tiene forma, se puede ver e intuir cómo será. Ha finalizado la primera fase de su realización y con el canasto terminado se aprecia el volumen de la madera. José Manuel Verdulla, hermano mayor de la cofradía ha podido visitar recientemente los talleres de los hermanos Caballero en Sevilla. El responsable de la corporación del Jueves Santo se ha mostrado muy contento con el progreso de las andas. «Lo prepararon muy bien. Tenían el paso detrás de la puerta y nada más entrar fue una sensación de ilusión de ver que se está cumpliendo una esperanza que tenía la cofradía que es el proyecto más serio que estamos llevando porque el paso supone mucha responsabilidad».

Verdulla se siente muy unido a este proyecto que se inició en tiempos de Santiago Posada. Ya entonces, el actual hermano mayor formaba parte de la junta de gobierno y era responsable del plan de las nuevas andas. Incluso expone que tiene un pequeño diario personal en el que anota todo lo relativo al futuro paso del Regidor Perpetuo: «Lo que siento es un orgullo tremendo por mi cofradía porque a nivel de patrimonio el Nazareno no está donde le corresponde. Este proyecto lo saca adelante mucha gente que aporta ideas, que ha estudiado los retablos, el cabildo de hermanos que lo aprobó... el mérito es de toda la hermandad».

Sin embargo, no todos son elogios a la gestión que se realiza desde la junta. «Hay gente que ha protestado porque estamos mostrando los avances pero creemos que el paso del Nazareno no tiene que ser ningún secreto se esta haciendo algo para Él», explica Verdulla. También se ha criticado el hecho de que la hermandad se embarque en este proyecto teniendo en cuanta las necesidades económicas que existen. A este respecto, el propio hermano mayor comenta que «la cofradía ha organizado el proyecto de tal forma que no se toca para nada la bolsa de caridad. El dinero que pone la hermandad como tal para el paso es mínimo, no llega al 20%. De hecho para esto se organizan actos como La Zambomba o la gala de Carnaval y es al revés, gracias a esas cosas que hacemos podemos aportar más a la bolsa de caridad».

En cuanto al paso en sí mismo, Verdulla afirma que será muy diferente. «Aunque está hecho del peaje para arriba, más gaditano no puede ser porque se identifican zonas del retablo del Carmen, Santa María y la Pastora. Además ya viéndose las formas que tiene en sí es atrevido. El paso no podía ser ni copia ni recordar a uno anterior; tenía que ser para Él, innovador y diferente».

Como ya se anunció, el nuevo paso tendrá un estilo rocalla, es decir un barroco pero característico de Andalucía. Para realizar el diseño, el taller de Hermanos Caballero se ha basado en las directrices histórico-artísticas marcadas por el doctor en Historia del Arte Lorenzo Alonso de la Sierra. «Innovar y crear algo parecido a lo del siglo XVIII puede resultar contradictorio. La base, el espíritu, es del XVIII pero la simetría y las formas los entrantes y salientes, eso es innovador», explica Verdulla.

En enero los talleres sevillanos recibirán la visita de los cargadores y el capataz Jorge Gómez. «Hay que ver la altura del canasto, ellos darán el visto bueno tras ver el peso, los topes, la altura...», afirma el hermano mayor del Nazareno. A partir de ahí, hacia la primavera comenzará el tallado que puede durar unos tres años o más. En este sentido, Verdulla apunta que «una vez que esté tallado el paso ya es digno de salir a la calle, aunque nosotros no tenemos prisa ya que tenemos el antiguo. Igual podría estar para la Semana Santa de 2020. Si me dicen que son cuatro años pues cuatro años... porque la intención es enriquecer el patrimonio de la hermandad. Mi mayor ilusión es en un futuro ver ese paso en la calle con mis hijas y saber que va el Nazareno en él».

Bambalinas y cripta

La cofradía avanza también con otros proyectos importantes. Las bambalinas (trasera y delantera) del paso de Dolores ya están hechas. «El paso de la Virgen de los Dolores es una auténtica joya, el palio con el diseño de Antonio Accame tiene un valor añadido», asegura Verdulla. Además, a la junta de gobierno le gustaría poder iniciar la habilitación de la cripta que hay a los pies del Nazareno para que los hermanos de la cofradía puedan depositar las cenizas. «Junto con el paso nuevo ese sería el proyecto estrella pero hay que adecentar la antigua cripta que llega hasta los pies del presbiterio. Las paredes son de piedra y habría que limpiarlas y dejar un espacio digno. En esto no se ha avanzado pero no hemos dejado de tenerlo en mente y queremos que se lleve a cabo».

Cuatro años al frente de la hermandad

Para 2018 la cofradía celebrará cabildo de elecciones ya que se cumplen cuatro años de la llegada de José Manuel Verdulla. El máximo responsable de la corporación aún no tiene claro si se presentará a la reelección. Aunque reconoce que le haría ilusión exponer el nuevo paso, también admite que estar al frente de la hermandad supone sacrificar una parte muy importante de su vida personal, algo que no se valora. Verdulla afirma que es fundamental el apoyo que tiene con los compañeros de la junta de mesa y junta de gobierno. De todo este tiempo se queda con la tranquilidad que se respira ahora mismo en la corporación así como las experiencias que ha vivido y la responsabilidad que ha aprendido que conlleva el ser hermano mayor de una hermandad como la suya «por las vinculaciones sociales que tiene a nivel de la localidad y la cantidad de gente que demanda ayuda».