Juan Carlos Torrejón ofrece su pregón marinero al público del Gran Teatro Falla. - A. V.
PREGÓN SEMANA SANTA 2018

El navío de Torrejón pone rumbo hacia una Semana Santa llena de fervor

Pregón personal y rebosante de simbología marinera de un cofrade que derrama sentimiento en sus principales devociones

CádizActualizado:

«… por eso me abrazo a Ti y a la cruz de tu calvario, en este atril de pregonero de escalofrío soñado, porque en él a Ti te siento, porque en él a Ti me abrazo, mi Tahonero Bendito mi Señor de Santiago». Así ha terminado el pregón de la Semana Santa de Cádiz 2018 ofrecido éste Domingo de Pasión por Juan Carlos Torrejón Belza.

Palabras dedicadas a su gran devoción cristífera, al Santísimo Cristo de la Piedad de la cofradía del Martes Santo. Un sentimiento que era por todos conocido pero que en este 18 de marzo ha quedado al descubierto.

Torrejón Belza,un cofrade gaditano que se ha ido haciendo con el tiempo y que ha querido transmitir lo que ha vivido en sus 40 años de vida en donde Cádiz, su Semana Santa y sus cofradías han estado presentes en su vida.

Un pregón para todos: para los que están, para los que no están, para sus amigos, para cada una de las cofradías de penitencia de Cádiz, para sus recuerdos y, por supuesto, para su familia.

Una familia que lo unió a la cofradía de Piedad y que hoy son sus hijas las que han tomado el testigo de este cofrade que ha escogido cada una de sus palabras de un texto que se prolongó durante una hora y media en el Gran Teatro Falla.

El palco del Gran Teatro Falla, con los principales representantes políticos y religiosos.
El palco del Gran Teatro Falla, con los principales representantes políticos y religiosos.-A. V.

A las 11.30 horas llegaba el pregonero después de recoger una copia de su pregón a los pies del Santísimo Cristo de la Piedad y otra copia a los pies de la Virgen del Carmen.

En el 'hall' de entrada del Gran Teatro Falla la Filarmónica de Conil interpretó la marcha Reina del Mar, precisamente dedicada a la Virgen del Carmen de Cádiz.

Una marcha que iba a ser interpretada en la calle por la agrupación musical Sagrada Cena, pero el pasacalle tuvo que ser suspendido por las constantes lluvias.

En ese escenario además, se encontraba la cruz de guía de la cofradía del Carmen, el guion de la cofradía de Afligidos, que este año celebra su 300 años de su fundación fundacional, junto a un cuadro con los titulares de la corporación del Jueves Santo, y el banderín de la fusión de la cofradía de La Palma y la cofradía de la Misericordia.

Juan Carlos Torrejón Belza.
Juan Carlos Torrejón Belza.

Un lugar que llenaron los cofrades antes de las 12 del mediodía donde se celebró éste acto presidido por el obispo de Cádiz, Rafael Zornoza, el alcalde de la ciudad, José María González, la diputada del Partido Popular por Cádiz, Teófila Martínez, el vicepresidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, Francisco Muriel, en representación del presidente, Juan Carlos Jurado, que no pudo asistir por motivos personales.

También se sentaron en el palco municipal el subdelegado de Defensa en Cádiz, Joaquín González Fernández, el delegado episcopal y el director del Secretariado Diocesano, el padre Juan Enrique Sánchez y Alfonso Caravaca, respectivamente.

No faltaron el director espiritual del Consejo de Hermandades y Cofradías, el padre Jesús García Cornejo y el delegado de Medio Ambiente, Álvaro de la Fuente, la concejal por el PSOE María José Rodríguez y el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao.

La cruz del Santísimo Cristo de la Piedad

Tras el rezo del Ángelus presidio por el prelado de la Diócesis, la Asociación Filarmónica de Conil, dirigida por Francisco Javier Valle, interpretó las marchas Piedad, de López Juarraz, elegida por el pregonero; la marcha de Font de Anta, 'Soleá dame la mano', que cumplía su primer centenario, y la marcha Saeta Gaditana, López Gándara, que se estrenó el pasado martes en el concierto de la Tertulia cofrade 'Al Palo'.

Tras este pequeño recital el telón del Gran Teatro Falla se levantó y descubrió uno de los secretos del acto, el exorno del escenario del Gran Teatro Falla. La cruz del Santísimo Cristo de la Piedad, no la procesional, presidía este espacio flanqueada por los faroles del paso palio de María Santísima de las Lágrimas, también de la cofradía de Piedad.

Fue el momento para la excelente presentación del pregonero del año pasado, Juan Mera Gracia. Con la prosa que le caracteriza a este profesor y director del grupo de teatro Candilejas, supo ensalzar la figura del pregonero. Contando una historia sobre Torrejón que supo enamorar a los cofrades que se encontraban en el patio de butacas, palcos y anfiteatros.

Y llegó el momento del pregonero, que se fundía en un emocionado abrazo con Mera antes de tomar la palabra. Unas palabras en donde sus primeros versos fueron dedicados a su otra gran devoción, al Virgen del Carmen, además de a la Patrona, la Virgen del Rosario.

El traslado de la Diócesis de Medina Sidonia

Torrejón, además, no quiso olvidarse en su texto de la efeméride que celebra Cádiz éste año, el 750 aniversario del traslado de la Diócesis de Medina Sidonia a Cádiz, recordó la pasada, el 150 aniversario del patronazgo de la Virgen del Rosario.

Tampoco quiso pasar la oportunidad de pedir la coronación canónica de María Santísima de las Penas, la Dolorosa de la cofradía de La Palma. Hablar con emoción de María Santísima de la Caridad, que lo conquistó, y alabar a los cargadores de la cuadrilla y a su capataz. Como a otros tantos capataces y cargadores que quiso recordar a lo largo de su texto.

Hablar de su infancia junto al Cristo de la Misericordia, devoción a la que le acercó su madre. Su unión a la cofradía de Piedad de la mano de la familia Molina y gracias a su mujer, Isabel. Su cariño a la cofradía de Buena Muerte. Sus palabras al Nazareno, el Regidor Perpetuo de Cádiz.

Y todo acompañado en tres momentos por la música. La marcha 'Virgen del Valle' interpretada a piano fue protagonista en los versos dedicados a la cofradía de Buena Muerte. La marcha 'Evocación', interpretada por la banda de cornetas y tambores Rosario para hablar del barrio de La Viña y del Cristo de la Misericordia, y la marcha 'Piedad', por la Asociación Filarmónica de Conil en la parte final de su texto.

Con el público en pie, Torrejón finalizó su pregón que anuncia una próxima Semana Santa que comenzará en apenas cinco días, el Viernes de Dolores, con la salida de Servita desde la iglesia de San Lorenzo.

Tras el acto, el pregonero acudió al besamano de María Santísima de las Penas, en la iglesia de La Palma, donde su hermano mayor, Francisco Javier Lucero, que agradeció a Juan Carlos Torrejón, sus palabras en el pregón hacia la cofradía.

Un acto al que también asistió el obispo de Cádiz, Rafael Zornoza, que con su bendición finalizó este encuentro antes de la comida en honor al pregonero. Ahora empieza la verdadera cuenta atrás.

Ahora llega el momento de los cofrades.