Juan Pidre Alonso, nuevo capataz del palio del Perdón
Juan Pidre Alonso, nuevo capataz del palio del Perdón - A. VÁZQUEZ
COFRADÍAS

Juan Pidre: «Rosario es el broche a los años de trabajo con la Patrona»

El veterano capataz asume la responsabilidad y el reto de estar al frente del paso de palio de la cofradía del Perdón en la próxima Madrugada del 2018

CÁDIZActualizado:

Este 2017 será inolvidable para uno de los capataces más reconocidos de Cádiz. Juan Pidre Alonso ha cumplido nada menos que 25 años al frente de la Patrona de la ciudad. Han sido unos meses muy intensos por el 150 aniversario del patronazgo de la Virgen del Rosario. En total hasta diecisiete veces ha salido la Regidora Perpetua por las calles de Cádiz y Juan Pidre ha vivido sin dudarlo momentos muy emocionantes. Pero además, este 2017 será para siempre especial para este hermano de la Patrona, Cigarreras y Perdón. Recientemente le llegaba la oportunidad de ser capataz de la Virgen del Rosario de la hermandad de la Madrugada. Pidre Alonso ya forma parte del equipo que lleva el Cristo de la Salud de Cigarreras y ahora, tras muchos años como hermano del Perdón se ha cumplido uno de sus deseos. Con toda la experiencia que atesora con el martillo, este veterano de la carga va a hacer historia al llevar a las dos advocaciones del Rosario en Cádiz, un reto que afronta con mucha ilusión y entusiasmo.

–Acaba de ser nombrado capataz del palio del Perdón, ¿cómo se siente?

–Llevo en la cofradía desde el año 1977 más o menos, y mi hijo desde que nació. Después de muchos años tenemos el honor de sacar a nuestros titulares. La verdad es que estoy muy contento. Cuando me llamó Manolo (Garrido), le dije que a disposición de la cofradía estábamos. Me lo confirmaron en el último cabildo y ahora mismo tengo una alegría enorme. Esta salida es como el broche a los 25 años de trabajo al frente de la Patrona. Me pongo delante del paso de mi cofradía donde he estado muchos años debajo y acompañado por mi familia, mi hermano (Titi) y mi hijo Juanito y mi grupo de trabajo... Ellos están incluso más contentos que yo... estamos todos muy ilusionados.

–¿Era algo que esperaba?

–Es la primera vez que voy a estar al frente de Ella y la verdad es que no me lo esperaba pero siempre tenía esa ilusión. Es una Virgen que es la nuestra, la hemos cargado durante muchísimos años tanto mi hermano Titi como mi hijo Juanito como yo. Debajo del paso estuve desde 1973 hasta 1993 y hasta el 2015 siempre ha habido un Pidre bajo alguno de los dos pasos del Perdón e incluso un año coincidieron tres.

–Tras un año en que la hermandad no salió, la próxima Madrugada habrá mucha expectación en torno al Perdón....

–La verdad es que la responsabilidad existe siempre lo que pasa es que también es verdad que ya nosotros venimos curtidos de muchos años al frente de la Patrona. Al ser un año atípico con Carrera Oficial nueva veremos una vez en la calle cómo evoluciona.

–¿Qué piensa precisamente de la nueva Carrera Oficial?

–Es una prueba y a ver cómo resulta. Algunas cofradías van a hacer más metros, otras prácticamente se quedan igual incluso algunas harán menos. A las de Puerta Tierra sí les repercute. Aunque pienso que la calle Ancha nos la hemos cargado nosotros mismos por querer recuperar en ella el tiempo perdido. Se ha pasado más ligero para salir de Carrera Oficial a su hora. Eso es lo que le ha pasado a la calle Ancha.

–¿Cuál será su equipo de trabajo en Rosario del Perdón?

–Pues estaremos Raúl Molina, David Martín Santana, mi hijo Juanito y yo. Somos un grupo que está muy unido. En el Cristo de la Salud viene Manuel Nieto y con la Patrona Juanma González. Nosotros formamos parte de un equipo de unas veinte personas que somos los que estamos todo el año en Santo Domingo. Montamos, desmontamos, guardamos, limpiamos... La cuadrilla se diferencia de las demás porque terminamos en Semana Santa y nos centramos en el Corpus. Después en la fiesta del 7 de octubre y después volvemos a preparar la Semana Santa... estamos todo el año.

–Y siempre lleva dos cuadrillas, ¿verdad?

–Así es. Son dos cuadrillas, una alta y una baja. En estas circunstancias la alta será un poco más baja y mantendremos la altura de la baja. Entre un paso y otro hay diferencias. En la Patrona son diez hombres por palo mientras que en el Perdón son doce y además hay que tener en cuenta el palio, que tiene uno de los mejores que hay en Cádiz.

–¿Qué capataz le ha servido de inspiración?

–Mi maestro fue Pedro Ramos. Con él empecé a cargar en 1973 en el Perdón y he estado con él toda la vida. Entonces había que ir a las cuadrillas profesionales y había que trabajar con ellos toda la semana. Ese año cargué el Cristo de la Misericordia, Esperanza de Cigarreras y el Cristo del Perdón y desde ahi hasta ahora. En Cigarreras he faltado durante los años de los hermanos Martín y en 2013 volvimos con David Martín Santana.

–¿Cómo definiría su estilo de carga?

–El estilo de carga aquí en Cádiz es muy dificil que varíe de uno a otro. La idea nuestra es que el paso debe andar siempre. Que sea un paso corto con su mecido y con eso poco más... las horquillas marcándolas y punto. Puedes innovar con una marcha una cosa más o menos, pero al final casi todo redunda en lo mismo.

–¿Qué es más difícil, ser capataz o estar debajo del paso? 

–Es más complicado estar fuera, mucho más. Tienes que estar preparando, viendo, cuadrando... con la incertidumbre de que no falte nadie... El que va a cargar va ese día, hace el trabajo y fuera. Nosotros empezamos ahora y terminaremos cuando nos recojamos en Santa Cruz. Espero no ponerme nervioso, en esos casos los nervios, la intranquilidad y todo lo transmites abajo y tienes que estar templado y dando seguridad y tranquilidad a todo el grupo que es como realmente salen las cosas aunque ‘la procesión’ la lleves por dentro pero no se debe transmitir...

–¿Hay cantera en el mundo de la carga? 

–Hay mucha juventud que quiere cargar y hay que ir enseñándola, algunos vienen experimentados pero a la mayoría hay que ir enseñárles. Hay que avisar al compañero y el veterano le ayuda y le traslada todo lo que sabe.

–¿Con qué momentos se queda de todos los vividos en los últimos años?

–La verdad es que este año con la Patrona ha sido muy especial entre Corpus, Magna, visita a las parroquias, y el 7 de octubre han sido diecisiete salidas. Ahora es cuando se está disfrutando de ver el trabajo que se ha hecho porque en la vorágine del día a día no lo veíamos. Ahora se mira para atrás y es cuando te das cuenta. Trabajamos con treinta y seis hombres durante once días, metiendo días de trabajo... fue increíble... También hay otros momentos como el traslado de la Virgen cuando fuimos a San José en 2012 o la visita a la Castrense y al Carmen en el 2014, el rosario mariano que fuimos a San Antonio ese mismo año... han sido muchas vivencias... y con el Perdón he tenido la suerte, aunque ahora dicen que es una locura, de estar cuando las célebres recogidas empezaban en la calle Nueva... son muchos los sentimientos...