SEMANA SANTA

La paz del Resucitado pone el fin a una Semana Santa gloriosa

El numeroso público y la ausencia del Perdón han marcado la Semana Mayor gaditana

CádizActualizado:

De nuevo en horario vespertino, un escaso cortejo ha acompañado al último paso de misterio desde San Antonio clausurando la Semana Mayor gaditana.

Y al tercer día Jesús resucitó y lo hizo para dar sentido a su pasión y muerte, a lo que en la actualidad celebramos como Semana Santa. Es el fin de lo que durante más de siete días se ha vivido con pasión en ciudades como Cádiz que han gozado sin duda de una de las semanas de procesiones más espectaculares que se recuerdan gracias a la benevolencia del tiempo.

Pero en Cádiz, a diferencia de muchísimas ciudades y localidades, sigue pareciendo que Jesús Resucitado no merece el mismo interés que el resto de cofradías y hermandades. Lo parece por dos razones.

La primera por el horario vespertino de la procesión que sigue sin cuajar en líneas generales y que no ha conseguido quizás lo que buscaba, un acompañamiento masivo del público. Si es cierto que tanto en la salida como en la recogida había buena presencia de público en San Antonio, quizás no tanto en otras calles del recorrido del paso de misterio. Asimismo, mientras que en la mayoría de localidades y ciudades el Resucitado procesiona desde primeras horas de la mañana, en Cádiz lo hace a las 16:30, algo que sigue siendo cuanto menos extraño.

La segunda razón radica en el cortejo. Un número muy escaso de integrantes del mismo y sin que todas las cofradías se involucren como deberían en una procesión que en definitiva debe ser la representación de todas ellas y el culmen de las mismas. El Resucitado debe ser una exposición, por llamarlo de alguna forma, de toda la Semana Santa de Cádiz porque en la resurrección se entiende la Estación de Penitencia de cualquier cofrade.

Con todo, y más allá de un escaso cortejo, la cofradía de Columna se vuelca con su Cristo Resucitado, a la espera de que culmine el proyecto que tiene la hermandad para que acompañen penitentes al Señor con su correspondiente hábito.

Una representación de niños abre la procesión tras la Cruz de Guía y la Agrupación Musical Ecce Mater de Cádiz acompaña el paso de misterio que sale a la Plaza de San Antonio para iluminar con su luz a todos los gaditanos.

Curiosamente, el Resucitado, imagen de Luis González Rey, procesiona en el antiguo paso de Columna sin que lo haga en el nuevo que tiene la hermandad con el que hace Estación de Penitencia el Martes Santo. El paso de plata, hermoso donde los haya, en el que emerge la figura de la paz que desprende Jesús en su Resurrección.

Ya con el paso en la calle, el cortejo cambia parte de su itinerario de ida. Calle Zaragoza para tomar San José y Torre y buscar poco a poco Mina y San Francisco para así retornar a su sede minutos antes de las 20:30 de la tarde y con las luces del día diciendo adiós.

Luces que se despiden al igual que una Semana Santa de Cádiz que ha sido espectacular gracias a la climatología y que, eso sí, ha estado huérfana por el Perdón en la Madrugada.

Más de siete días de fervor, pasión y devoción que culminan con una modesta procesión de Jesús Resucitado, que al igual que la semana mayor gaditana necesita progresar en un futuro, a la par que reivindicarse como una de las mejores de Andalucía.