Cádiz también peregrinará a Liébana

La Asociación de Tierra Santa, que cumple 25 años, acudirá al monasterio de Santo Toribio; Además prepara un homenaje y exaltación a la Patrona en este 2017 tan especial

Actualizado:

La Asociación Gaditana de Amigos de Tierra Santa ha programado una peregrinación a Liébana que tendrá lugar desde el próximo 29 de junio al 2 de julio. En esta ocasión los socios acudirán al Monasterio de Santo Toribio enclavado en los Picos de Europa, donde se venera el ‘Lignum Crucis’, el mayor fragmento de la cruz de Cristo. El motivo de la peregrinación es celebrar el Año Santo Jubilar otorgado a este sagrado lugar junto a Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz, por medio de una Bula del Papa Julio II en el año 1512.

La Asociación Gaditana de Tierra Santa cumple ya 25 años de existencia. Han sido muchas las experiencias vividas a lo largo de este cuarto de siglo en el que su labora se ha consolidado en la ciudad. «Nuestra asociación fue fundada en 1991 por un grupo de peregrinos que, habiendo visitado Tierra Santa, en compañía del recordado Padre Ildefonso, dominico, del Santuario de nuestra Patrona la Virgen del Rosario, quedamos muy impresionados al recorrer los Santos Lugares, también llamados ‘el quinto evangelio’, tanto por su significado para nosotros los cristianos, como por la realidad que allí se vive día a día», explica Martín José García, presidente y uno de los fundadores de esta entidad.

La asociación gaditana fue la primera inscrita y legalizada como tal sin ánimo de lucro. «Su objeto es fomentar el amor a Tierra Santa y ayudar a sus pobladores e instituciones y a nuestros hermanos más desfavorecidos», comenta Martín.

A lo largo de estos veinticinco años han sido numerosos los actos que se han organizado y muchas las sensaciones y vivencias de los miembros de esta asociación. García afirma que «más que destacar los actos, que han sido muy variados, como la celebración en Cádiz, del Día del Peregrino, la audiencia del Santo Padre con motivo de nuestra intervención en la Reunión Internacional de Roma de 1997 o las peregrinaciones a monasterios y lugares marianos, quizás lo más importante, haya sido el haber mantenido intacto el espíritu inicial de solidaridad y de testimonio de la Tierra de Jesús. Testimonio siempre renovado con nuevas vivencias en la tierra de Jesús, pues peregrinar a Tierra Santa no es hacer turismo, aunque también de algún modo, sino reverdecer el fundamento de nuestra fe, con la esperanza en Cristo y en su mensaje evangélico, en estos tiempos de crisis de pensamientos y de falta de valores existenciales. Allí cada peregrino disfruta y siente su propia experiencia».

La actividad no cesa para la Asociación de Tierra Santa de Cádiz. Este 2017 hay varios proyectos en marcha. El más inmediato es el de la peregrinación a Liébana que será desde el 29 de junio al 2 de julio. Será en vuelo directo de Sevilla a Bilbao y desde allí se van a visitar lugares como Torrelavega, Santillana del Mar, Cangas de Onís, Covadonga y los lagos. «En la Asociación siempre procuramos conjugar en nuestras peregrinaciones religión, cultura, tradición y fraternidad, a la vez que comodidad y precios en los desplazamientos, a fin de hacerlos asequibles a todas la personas, especialmente a los mayores», comenta Martín José García.

Además, la entidad trabaja ya en la próxima peregrinación a Tierra Santa después del verano. Según indica el presidente de la Asociación, «el programa está prácticamente ultimado, y volveremos a disfrutar de los Santos Lugares, reviviendo la Pasión de Nuestro Señor desde Getsemaní al Gólgota».

Además, y desde el punto de vista cultural y religioso local, Tierra Santa prepara un segundo ciclo de visitas a lugares emblemáticos de Cádiz. Son rutas guiadas para conocer el enorme patrimonio que existe en la ciudad y que, como apunta Martín, «desgraciadamente aún muchos gaditanos desconocen pese a vivir aquí desde siempre».

En cuanto a actos sociales, la Asociación seguirá, como lo hizo en 2016, con la Campaña de Reyes, que en los últimos años se ha organizado junto con el Consejo de Hermandades y Cofradías, el reparto de alimentos en Navidad y la entrega de las aportaciones de socios y amigos de la Asociación a comedores, residencias de ancianos y centros sociales de Cádiz, San Fernando y Puerto Real. «Todo quedará reflejado en el próximo número de nuestra publicación anual gratuita para nuestros socios, ‘Gadesalem’, agradeciendo en su creación las colaboraciones desinteresadas de los artículos que estamos recibiendo», afirma Martín.

El presidente de la Asociación de Tierra Santa compagina su responsabilidad profesional con su dedicación a esta entidad y al Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz. Apenas le quedan minutos en el día para el descanso pero como él mismo reconoce la base de todo es la ilusión y responsabilidad. «Es cuestión de organizarse y de contar con personas cercanas y responsables. Tengo por máxima que se empieza a envejecer cuando se pierde la ilusión se abandonan los proyectos que dan vida y comienza la inactividad. No se trata de años sino de ganas de vivir y servir a los demás. Por cierto, algo que para mí también es muy importante es mi ilusión porque el Cádiz CF ascienda a Primera, pues aunque ahora estoy en la retaguardia, sigo fiel a estos colores de mi tierra, a los que he dedicado muchos años de mi vida y ayudado tanto profesional como patrimonialmente conforme a mis posibilidades. Todas estas ilusiones son las que me hacen sentirme en forma y con ganas de trabajar», concluye.