«El Pingurucho», situado en la plaza Vieja
«El Pingurucho», situado en la plaza Vieja - ABC
CULTURA

«El Pingurucho» busca acomodo

El Ayuntamiento de Almería quiere sacarlo de la plaza Vieja, aprovechando las obras de rehabilitación, y desde el PSOE defienden su actual emplazamiento

ALMERÍAActualizado:

Las obras de remodelación de la plaza Vieja y sus Casas Consistoriales continúan con su parsimonioso ritmo, una vez resueltos los conflictos entre Ayuntamiento de Almería y Junta de Andalucía por este faraónico proyecto que se eterniza. Pese al entendimiento entre administraciones, equipo de gobierno y oposición vuelven a protagonizar un nuevo enfrentamiento sobre la rehabilitación de este emplazamiento, cuya segunda fase se encuentra al 65% de ejecución.

El alcalde, el popular Ramón Fernández-Pachecho, cree que la puesta en marcha de la tercera fase brinda una oportunidad idónea para proceder al traslado del monumento que rinde homenaje a los Mártires por la Libertad «Los Coloraos» a otro rincón del casco histórico. La idea no es del agrado de los socialistas, que argumentan que «El Pingurucho», es «un monumento que una corporación anterior y miles de ciudadanos, que lo financiaron a través de suscripción popular, decidieron que tenía que estar ahí».

«Los Coloraos» conmemora la muerte de 22 liberales constitucionalistas que, procedentes de Gibraltar, desembarcaron en la capital almeriense con la intención de levantar a sus habitantes contra el régimen absolutista de Fernando VII y restaurar el sistema constitucional inspirado en la Carta Magna de 1812. Apresados y puestos bajo custodia al fracasar en su intento fueron finalmente fusilados el 24 de agosto de 1824 sin juicio previo, de rodillas y por la espalda. A estos liberales los ciudadanos los llamaron popularmente «Los Coloraos» debido a las casacas rojas que usaban en su vestimenta.

Para el portavoz del PSOE, Juan Carlos Pérez, «el punto de vista histórico tiene que prevalecer y que, de ese modo, el monumento siga estando en la plaza Vieja y, además, acogiendo los propios restos de «Los Coloraos» en el caso de que se coteje que los que se han hallado en el cementerio de San José corresponden a los Mártires de la Libertad». Al respecto, el regidor almeriense explica al edil socialista que lo que se pretende es que la plaza de la Constitución «se convierta en un eje principal de dinamización y un revulsivo para la zona» y le recuerda que el anteproyecto diseñado por la Administración andaluza ya ubicaba «fuera de la plaza Vieja» a «El Pingurucho».

Fernández-Pacheco hace hincapié en que «si el monumento sale de la plaza de la Constitución, el Ayuntamiento lo ubicará en un lugar prominente de la ciudad, en un lugar que pueda ser visitado y que luzca como se merece y, desde luego, seguiremos en años venideros honrando la memoria de «Los Coloraos» igual que hasta ahora o más, si cabe». Es más, el alcalde insiste en que «el Ayuntamiento hará el esfuerzo económico que sea necesario para que el monumento luzca en todo su esplendor allí donde se sitúe».

Los socialistas critican «la obsesión que tiene el alcalde por quitar «El Pingurucho» de la plaza Vieja, cuando su verdadera obsesión tendría que ser la de mejorar la vida de los ciudadanos, cumplir con unos presupuestos que no cumple nunca y ejecutar todas esas obras que están esperando los barrios que se hagan». Además, reprochan al primer edil que, «precisamente, quien dice que no quiere polémicas estériles, es quien se está encargando de avivar un debate con la toma de decisiones por su cuenta».

Y si no bastaba con un enfrentamiento a dos bandas, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha entrado de lleno en el debate. El mandatario autonómico insta al Ayuntamiento a mantener abierto el «diálogo» y el «consenso entre las administraciones» antes de «cualquier movimiento» que se pueda realizar sobre el monumento. Advierte de que el Consistorio debería dirigirse a la Junta de Andalucía para plantear «cualquier posibilidad de traslado» desde «el diálogo, el análisis riguroso» y desde «el cumplimiento de la Ley».