CULTURA

La «novia» de los forajidos regresa a Tabernas

Almería Western Film Festival concede el premio ASFAAN a la actriz granadina Elisa Montés

Montés, flanqueada por su hija Emma Ozores y el director del AWFF, Juan Francisco Viruega
Montés, flanqueada por su hija Emma Ozores y el director del AWFF, Juan Francisco Viruega - ABC

Entre forajidos, cuatreros y ricos hacendados destacaba por su belleza y saber estar. La actriz granadina Elisa Montés regresa medio siglo después al escenario que la vio crecer como artista y donde se labró buena parte de su carrera en el séptimo arte, el Desierto de Tabernas. A sus 82 años la intérprete granadina recogerá el Premio de la Asociación de Festivales Audiovisuales de Andalucía (ASFAAN) en el marco del Almería Western Film Festival (AWFF).

Nieta del célebre compositor valenciano Manuel Penella, autor de la obra «El gato montés», de la que adoptó el apellido artístico, hermana de las actrices Emma Penella y Terele Pávez, y madre de Emma Ozores, su llegada al cine se produjo a mediados de los años 50 por casualidad. «Fui a recibir a mi hermana Emma al aeropuerto y Fernando Fernán-Gómez vio en la prensa una fotografía que nos hicieron juntas. Me llamó para participar en la película «El mensaje», y a partir de entonces no pararon de llegar proyectos», declara con añoranza.

A partir de ese momento se convirtió en una de las actrices más prolíficas en el cine español de las décadas de los 60 y 70, trabajando a las órdenes de los directores Luis Lucia, Pedro Lazaga, José Luis Sáenz de Heredia o Mariano Ozores. Recibió los galardones más importantes de la época: la Medalla del Círculo de Escritores cinematográficos, el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo o la Espiga a la mejor actriz en la Seminci de Valladolid.

La granadina se convirtió en una de las actrices recurrentes en las coproducciones ítalo-españolas de género western, con apariciones estelares en títulos como «7 dólares al rojo» (Alberto Cardone, 1966), «Texas, adiós» (Ferdinando Baldi, 1967), «El regreso de los siete magníficos» (Burt Kennedy, 1967), «El proscrito del río Colorado» (Maury Dexter, 1969) o «Capitán Apache» (Alexander Singer, 1971), entre otros. Compartió protagonismo con actores de la talla de Franco Nero, Alberto Dell'Acqua, Lee Van Cleef o Yul Brynner.

Con cariño recuerda el rodaje en tierras almerienses de algunas de estas producciones. «La gente de Almería nos paraba por la calle y nos abrazaba, nos mostraba su cariño y su respeto. Será muy emocionante volver a encontrarme con esa tierra tan querida», reconoce. Una de sus últimas intervenciones fue en la mítica serie de televisión Verano Azul (Antonio Mercero, 1981), donde interpretó el papel de Carmen, la madre de Bea. Se retiró voluntariamente del cine en 1995, con una trayectoria que abarca más de setenta títulos.

Toda la actualidad en portada

comentarios