Ciudad de la justicia de Almería donde están declarando los testigos del caso
Ciudad de la justicia de Almería donde están declarando los testigos del caso - EFE
SUCESOS

Testigo ratifica que la zona donde Ana Julia dijo hallar la camiseta de Gabriel se rastreó con anterioridad

El magistrado Rafael Soriano toma declaración a seis nuevos familiares y allegados del pequeño asesinado en Níjar

ALMERÍAActualizado:

El juez que instruye la causa contra Ana Julia Quezada por la muerte violenta del niño de ocho años Gabriel Cruz ha dado por concluida este jueves la primera ronda de testificales con la comparecencia, entre otros, de un policía local de Níjar (Almería) que ha indicado que rastreó las inmediaciones de la depuradora de Las Negras el mismo día en que la autora confesa del crimen afirmó haber encontrado allí una camiseta del menor sin hallar nada.

Con estas comparecencias se da por concluida la tanda de testificales acordadas en un auto de 3 de abril en el marco de una investigación que se sigue por presuntos delitos de asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral, y sobre la continúa decretado el secreto de actuaciones.

Los cuatro testigos citados el día 10 ratificaron ante el magistrado Rafael Soriano lo manifestado a los agentes de la Guardia Civil durante los 13 días en los que se prolongó la búsqueda del pequeño desde que se perdió su rastro el 27 de febrero.

Al margen del exnovio de Quezada, con quien regentó un establecimiento hostelero ubicado en Las Negras después de que ambos decidiesen trasladarse desde la ciudad de Burgos en la que residían y al que intentó implicar colocando una camiseta del niño en las inmediaciones de la depuradora de Las Negras, comparecieron un amigo de la pareja, una menor que es prima de Gabriel Cruz y su madre.

El juez acordó en el mismo auto en el que ordenaba la ronda de diez testificales prorrogar el secreto decretado sobre las actuaciones por un mes más al considerar que no han cambiado las circunstancias que dieron lugar a esta resolución.

Cabe recordar que Patricia Ramírez y Ángel Cruz, padres de Gabriel, ya comparecieron el 22 de marzo durante dos horas ante el magistrado en calidad de testigos y acompañados por los letrados Francisco y Miguel Ángel Torres ya que se han personado como acusación particular en las diligencias que se siguen contra Ana Julia Quezada, ex compañera sentimental del progenitor, por la presunta comisión de delitos de asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral.

El magistrado Rafael Soriano también tomo declaración en calidad de testigo el 23 de marzo a la abuela paterna de Gabriel, de 84 años. Compareció durante media hora y, según los abogados de la acusación particular, fue un trance «muy doloroso».

Ella estaba junto a Gabriel y la única sospechosa del crimen cuando se vio por última vez con vida al pequeño y la investigación sostiene que esta última «aprovechó un momento temporal en el que sabía que iba a estar a solas con el niño y que la abuela no lo iba a controlar» para, mediante engaño o promesa de devolverlo pronto a jugar, llevárselo a la finca familiar de Rodalquilar en la que habría ocultado el cadáver.