Miles de agricultores frente a la desaladora de Villaricos
Miles de agricultores frente a la desaladora de Villaricos - ABC
AGRICULTURA

El campo almeriense exige agua e infraestructuras

Más de 5.000 regantes se concentran ante la desaladora de Villaricos, fuera de uso desde 2012, para exigir recursos con los que paliar el déficit hídrico

ALMERÍAActualizado:

Con una desaladora fuera de servicio desde el año 2012 por culpa de la riada que afectó a la barriada cuevana de Villaricos y con un déficit de 191,8 hectómetros de agua en el arranque del nuevo año hidrológico, los regantes de las comarcas almerienses de Levante y Almanzora exigen a las administraciones medidas urgentes para revertir la sequía que padece el campo. Este situación de falta de agua es fruto de la suspensión temporal de los trasvases del Negratín-Almanzora y del Tajo-Segura, debido a la disminución de las reservas en los embalses de cabecera que los alimentan y a la ausencia de infraestructuras adecuadas que permitan el aprovechamiento de otros recursos hídricos.

Para escenificar su desesperación este lunes se han concentrado más de 5.000 agricultores de toda la provincia frente a la desalinizadora rota construida por Acuamed. Los regantes han criticado tanto a los parlamentarios autonómicos como nacionales «por no haber sido capaces de conseguir en cinco años que el Ministerio de Agricultura procediera a la reparación de la desaladora de Villaricos». El presidente de la Junta Central de Usuarios del Almanzora, Fernando Rubio, ha sido muy directo a la hora de trasladar las reivindicaciones de sus representados. «Desde mañana mismo, los parlamentarios almerienses tienen que exigir a sus jefes políticos una solución urgente a la falta de agua en el Almanzora, y si no lo consiguen es mejor que dejen de representar a esta provincia y se marchen a su casa».

Desde la Mesa del Agua, donde defienden la necesidad de establecer con urgencia un «mix hídrico» que combine los recursos procedentes de trasvases, desalación y reutilización, advierten de que «la peor sequía es la sequía de las ideas y de las infraestructuras». Al respecto, el portavoz de esta entidad, José Antonio Fernández, ha precisado que «el problema de los políticos, de todos en general, es que no toman conciencia de la gravedad real a la que se enfrentan importantes zonas de producción debido a la falta de agua, solo se acuerdan de la agricultura cuando necesitan nuestros votos».

En este sentido, ha enumerado las actuaciones prioritarias en materia de agua para la provincia de Almería. Entre ellas, destacó la finalización de la «Autovía del Agua», reutilización de aguas depuradas, ampliación de la desaladora de Carboneras, recuperación de la desaladora de Rambla Morales, construcción de una desalobradora en la Balsa del Sapo, ampliación de la desaladora de Balerma, regularización de los derechos de riego, plan de consolidación de riegos y puesta en marcha de juntas centrales de usuarios en las masas de agua sobreexplotadas.