Molduras del Casino de Almería, con los alambres para el entoldado
Molduras del Casino de Almería, con los alambres para el entoldado - IDEAL
CULTURA

El Ayuntamiento de Almería, protagonista de un «taladrazo» como el de la Junta

La Fiscalía, como hiciera con el montaje de un escenario en la Alcazaba, investiga daños en fachadas de edificios históricos por la colocación de toldos

ALMERÍAActualizado:

Del mismo modo que actuó en su día por los daños ocasionados a los muros de la Alcazaba durante la instalación de un escenario, ahora la Fiscalía de Almería abre nuevas diligencias por otro nuevo «taladrazo». La investigación por un presunto delito de daño al patrimonio guarda relación con la colocación de los toldos de sombreo para la celebración de la feria del mediodía de la capital el pasado mes de agosto. Los operarios perforaron la fachada de la sede de la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía y de otros edificios del Paseo para fijar los tenores del entoldado.

Esta acción del Ministerio Público responde al expediente que le fue enviado por la Delegación de Cultura. En dicho documento los técnicos presentaron un informe con el que se deberá determinar si los hechos son constitutivos de delito. Además, al solicitar la intervención de la Fiscalía, la administración autonómica decidió suspender de forma temporal los expedientes sancionadores contra el Ayuntamiento de Almería. Los técnicos advierten en su estudio que los tensores fueron colocados en las fachadas del Teatro Cervantes y del edificio que alberga la Delegación de Gobierno, ambos inmuebles declarados Bien de Interés Cultura (BIC).

Al igual que hiciera la Junta de Andalucía con el «taladrazo» en la Alcazaba, el Consistorio almeriense culpa de lo ocurrido a la «empresa adjudicataria» de los trabajos de instalación del entoldado. Además, desde el Ayuntamiento recuerdan que nada más tener conocimiento de esta situación ordenó la «paralización» de los trabajos y se procedió a «restituir la realidad física alterada».

Como advierten fuentes municipales, «no se aprecia la existencia de conducta reprobable a efectos de incoar un procedimiento sancionador, una vez restituida ipso facto la realidad física alterada». Es más, la reparación acometida «impide averiguar a simple vista en qué lugar se practicó la sujeción, tal y como determina en su informe el Jefe de Servicio Técnico de la Gerencia Municipal de Urbanismo». Se apunta siempre a que la autoría, en cualquier caso, se debe a «un comportamiento negligente de la empresa adjudicataria del contrato de suministro de toldos».

Se da la circunstancia de que el Consistorio ha penalizado a la empresa adjudicataria del entoldado, ya que «no cumplió con el pliego de condiciones en lo que al sistema de montaje». La citada compañía debía contar con autorización de todos los propietarios de edificios en los que actuara y, además, no atendió a «los requerimientos que se hizo por parte de los técnicos».

En el caso de la Alcazaba, la Fiscalía interesa para un técnico de la Junta de Andalucía y para el representante de la empresa de andamios penas de 15 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros como encargados del montaje del escenario que supuso la realización de 20 taladros en un muro del Patio de Armas.